miércoles, 21 de mayo de 2008

Un camino

Un camino... Tantas cosas pueden pasar en él.

Tantos para elegir, tantos para seguir. ¿Qué secretos esconde al final? O tal vez nunca termine... Tal vez uno lo recorra y lo siga fervientemente para saber qué hay en su término, pero nunca llegue, desfallezca, muera o tal vez siga toda una eternidad caminando por él, sin llegar nunca a nada.

Creo que a mí me pasa eso, sigo andando por un camino que debí haber abandonado hace rato. Nunca quise tomar ninguna otra vía secundaria. Por más oscuro que haya estado el que recorría, lo seguí, caminé y caminé, y sigo caminando. Pero nunca llego a un final. Tal vez algún día lo haga... Pero, si no es feliz... Me arrepentiré de haber desperdiciado las oportunidades de abandonarlo y deberé asumir la responsabilidad de mis actos.


viernes, 9 de mayo de 2008

Quiero

Quiero tantas pero tantas cosas
que no sabría por cuál empezar,
unas cuantas te conciernen
y aquí las voy a enunciar.

Quiero conocerte un día
y salir por el barrio a caminar,
charlar de mil cosas diferentes
sin un rato descansar.

Quiero darte un abrazo gordo
de esos que duelen te quiero dar,
hasta que vos me hagas cosquillas
y yo te tenga que soltar.

Quiero que no nos digan nada
y que tranquilos podamos hablar,
que lo dicho, entre nosotros quede,
a nadie le tiene que importar.

Quiero quererte tranquila
sin que nadie me diga como actuar,
vivir en un mundo de colores
con montañas, sierras, bosque y mar.


Perder lo irrecuperable

Una sola cosa ahora deseo:
quisiera volver el tiempo atrás,
no hace falta que sea demasiado
con un día basta, nada más.

Busco y aunque busque no encuentro
una puerta, de este encierro, una salida;
quiero recuperar lo irrecuperable
pero sé que su confianza está perdida.

¿Cómo en tan sólo un día
se pueden perder años de rectitud?
Aborrezco a la persona culpable
de tal acto de ineptitud.

Quiero recobrar lo perdido
y lo digo con total franqueza,
quiero desterrar para siempre aquello
que a mi alma quitó su pureza.