domingo, 4 de marzo de 2012

Domingo astromántico

¿Cuándo dejé de dudar? No puedo saberlo con exactitud, pero simplemente sucedió. Las piezas del rompecabezas de mi vida comenzaron a encajar súbitamente, dejándome atónita ante tal acontecimiento. Los astros iniciaron su eterna rotación en torno a la tierra, alineándose a mi favor.

Aún así, todavía siento una enorme carencia, un gran vacío en el centro de mi corazón. Dicho espacio está medio maltrecho, de tanto poner y sacar cosas a lo largo de mi existencia. Cada uno de los que pasaron por allí, acaparando dicho espacio por completo o pretendiendo ocuparlo sin lograr su cometido, dejó una marca. Algunas más ligeras, otras tan profundas como el misterio que escondes detrás de tu mirada. Por un largo tiempo, no supe como aliviar su padecimiento ante tanta tortura vivida. Sin embargo, descubrí algo inaudito; la cura para mi enfermedad.

Ese vacío sólo puedes llenarlo tú. Y por primera vez en mucho tiempo, voy a dejarte hacerlo.


9 comentarios:

  1. Gracias por comentarme, y nada me encanto tu entrada, y si lo profundizas bien, puedes notar un parecido entre la mía y la tuya, y mas con tu comentario de que tu alguna vez también estuviste en esa situación, mucha suerte en la vida.
    Bless!.

    ResponderEliminar
  2. que bueno... eso esta muy bueno... en el camino de la vida muchas cosas nos sorprenden y mejor si es a nuestro favor... compare aquel espacio que describes, con la cabeza de un tornillo, cuando tratamos de sacarlo con un destornillados mas pequeño o mas grande, este pierde la forma, por la "fuerza" que este exige, haciendo difícil encajar otro después... las cosas pintan bien...
    Saludos... ñ_ñ

    ResponderEliminar
  3. Siempre hay un hueco en tu corazon para alguien nuevo que entra en tu vida. Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Siempre necesitamos rellenar ese hueco en nuestro corazón, que precisamente está destinado para esa persona, para esa persona que nos hace sentir especiales. Siempre va a haber una persona que nos haga sentir bien, y como decís vos, yo creo que esa es la cura.
    Gracias por pasar genia, te dejo un beso enorme♥

    ResponderEliminar
  5. Vacios. Insaciables como agujeros negros. Casualmente yo andaba pensando en lo mismo...

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que los vacíos no se llenan. Dejarían de ser vacíos entonces, no es que se llenen, es que no son. Un vacío lleno ya no es un vacío, y para ser vacío creo que implica que nada ni nadie pueda llenarlo.
    Domingo astromántico. Oh. Me siento un poco responsable del titulo de la entrada.

    ResponderEliminar
  7. Tené cuidado de a quién le abrís tu corazón, preciosa. No vaya a ser que te lastimen.

    ResponderEliminar
  8. Me alegra que al fin te hayas decidido, capaz que si va a valer la pena dejarlo entrar UNA VEZ MÁS. ¿No? Ojalá que te vaya bien, un beso enorme <3

    ResponderEliminar
  9. Qué hermosa entrada. Me alegro de que los astros estén a tu favor.
    Te deseo toda la suerte del mundo porque te la merecés.
    Te mando un beso enorme, que andes bien.

    ResponderEliminar